Contra los asentamientos colonialistas (por un Puerto Rico justo, soberano y sostenible)anti-colonialismo

Por: Sara Vazquez Melendez

2021-09-22

Los letreros de vallas publicitarias abandonados con vistas al Mar Caribe están pintados con aerosol bajo la consigna #yankeegohome, mientras se conduce hacia el oeste por la autopista 2 en Puerto Rico. Las historias de desplazamiento se han vuelto cada vez más comunes desde 2019. Comunidades enteras, incluidos ancianos, deben encontrar nuevos hogares a medida que los millonarios de Silicon Valley, el resto de Estados Unidos y Europa compran propiedades.

Estas personas súper-ricas están aprovechando un proyecto de ley que fue aprobado por el partido conservador y promulgado como Ley 60 por el exgobernador Ricky Rosselló, antes de que fuera destituido de su cargo por las protestas más generalizadas en la historia de Puerto Rico en el verano de 2019. La ley exime a las empresas e individuos extranjeros de pagar impuestos federales de renta sobre las ganancias de capital, incluidas las ganancias de capital de origen estadounidense , con la condición de que tengan una residencia de buena fe en Puerto Rico.

Aprobar leyes para privar de sus derechos y despojar a los pueblos indígenas de sus tierras no es algo nuevo. El imperio español y otros europeos se involucraron en esta práctica nefasta de fines del siglo XIX en Puerto Rico. Emularon la Ley de Asentamientos Rurales de los EE. UU. de 1862, que permitió al gobierno de los EE. UU. despojar a los nativos americanos de su tierra. El período actual en la historia de Puerto Rico no es diferente.

En respuesta a esta nueva ola de colonialismo, los grupos de base están llevando a cabo campañas de ocupación no violenta para reclamar edificios y tierras, participando en la recaudación de fondos para empoderar a los campesinos, utilizando plataformas de redes sociales y coordinando con la diáspora puertorriqueña para popularizar su lucha. Y lo que está en juego es mucho mayor que a primera vista: menos tierras agrícolas de propiedad indígena significaría más dependencia alimentaria y prácticas ambientalmente insostenibles, con consecuencias importantes a largo plazo para los puertorriqueños.

De la abolición de la Ley 60 al desarrollo institucional paralelo y más allá.

Un grupo de base llamado #AbolishAct60 ha estado utilizando plataformas de redes sociales para educar al público sobre el acta y sus repercusiones para los puertorriqueños. Esto ha incluido la creación de grupos en redes con puertorriqueños de la diáspora en los Estados Unidos para llamar a sus senadores y congresistas, así como el uso de memes de Internet para amplificar las injusticias que la Ley 60 trae a la isla. Pero la organización va mucho más allá de la sensibilización.

Los organizadores de base están ocupando edificios de manera no violenta en áreas urbanas, como Caguas y Río Piedras, para evitar que estas áreas sean gentrificadas. Los espacios ocupados se están utilizando para el apoyo mutuo (incluso como epicentros para el desarrollo institucional paralelo) frente a la negligencia del gobierno desde el huracán María en 2017. Algunos de los espacios sirvieron inicialmente como refugios y puntos de redistribución comunitaria de alimentos y suministros enviados desde la diáspora. En su mayoría, administrados por mujeres, muchos de los espacios también se utilizan ahora para ejecutar programas extracurriculares para niños, a raíz de una campaña masiva de cierre de escuelas. (La exsecretaria de educación Julia Keleher, quien inició la campaña, terminó enfrentando cargos federales en parte por haberle otorgado propiedad escolar a un desarrollador por $ 1 a cambio de un apartamento de lujo).

Las organizaciones de base también están recaudando fondos para que los campesinos sin tierra compren y posean tierras. Por ejemplo, el Fideicomiso de Tierras Comunitarias para la Agricultura Sostenible ha estado recaudando dinero para comprar tierras agrícolas para agricultores comprometidos con el uso de prácticas sostenibles. Yo misma soy parte de un grupo que pronto lanzará otra campaña de recaudación de fondos. Puerto Rico importa el 85% de sus alimentos, lo que hace que la soberanía alimentaria y las prácticas agrícolas sostenibles sean necesidades urgentes. Durante la última década ha habido un resurgimiento de jóvenes agricultores que se involucran en prácticas sostenibles y construyen un movimiento hacia la soberanía alimentaria.

Otra forma de resistencia ha incluido la confiscación de tierras, en la que las personas ocupan de forma no violenta propiedades agrícolas que no se han utilizado durante más de 50 años, con la esperanza de que sean reconocidas por los miembros de la comunidad y produzcan un cambio en la propiedad, de privada a colectiva. Esta forma de ocupación se conoce como ocupación con conciencia. Los ocupantes no violentos se reúnen con miembros de la comunidad para compartir su visión sobre el uso del espacio y así involucrar directamente a la comunidad en sus esfuerzos. Su estrategia es de transparencia, de crear comunidades sostenibles a través del apoyo mutuo y la colaboración comunitaria.

El futuro de la lucha decolonial de Puerto Rico

En 2019, se filtró un chat en el que funcionarios puertorriqueños, incluido Rosselló, declararon que estaban trabajando por un "Puerto Rico sin puertorriqueños". En los últimos años, la gente ha acudido a las urnas para impulsar el cambio, pero no ha sido suficiente.

La organización de base y las acciones disruptivas fuera del proceso electoral están ayudando a aumentar la presión sobre la incompetencia de la actual administración. Las quejas expresadas van más allá de la crisis de la vivienda y la tierra; también incluyen daños escolares por un terremoto de 2020, aumentos de peajes, privatización de la empresa pública de energía, incumplimiento de las leyes ambientales, ignorar el feminicidio y mucho más.

Hay un denominador común entre todas estas demandas, es la transparencia. Este momento histórico de Puerto Rico ejemplifica la necesidad de crear un nuevo camino para el futuro que queremos. Las luchas decoloniales requieren repensar, reinventar y reescribir colectivamente las narrativas que nuestro movimiento quiere que se transcriban en los libros de historia.

Depende de los puertorriqueños construir el futuro que se nos ha negado durante tanto tiempo: un Puerto Rico justo, soberano y sostenible y, en particular, un futuro que nos permita preservar el conocimiento indígena para combatir el cambio climático. Después de más de 500 años de colonización, hemos defendido nuestra tierra, nuestros recursos, nuestro idioma y nuestra cultura. Puerto Rico tiene una larga historia de luchas de resistencia civil que se han utilizado para defender lo que más amamos: nuestra conexión con nuestra tierra, nuestras comunidades y nuestras formas de entender y movernos por este mundo.

Continuaremos avanzando con nuevas y creativas formas de resistencia.

* Publicado originalmente en Minds of the Movement

-----------------------------

Sara Vázquez Meléndez es antropóloga, agricultora, activista y educadora en Ponce, Puerto Rico. A través de su escuela de resistencia civil y su granja de agroecología, proporciona un marco para la descolonización, así como métodos para construir un futuro alternativo.